Bebidas y cócteles con Cold Brew Coffee

El café preparado en frío se elabora añadiendo granos de café con una molienda gruesa al agua a temperatura ambiente y dejando que repose durante entre seis y doce horas. Así, se crea un concentrado de café que puede mezclarse con agua fría o leche. Los amantes de este tipo de café afirman que es más suave que el típico café helado, y las personas que no toleran bien las bebidas ácidas dicen que es más fácil de beber que el café caliente.