Cócteles clásicos

Es difícil competir con un cóctel clásico. Son sencillos y fáciles de hacer, y nunca decepcionan. Es esa bebida que al final siempre acabas pidiendo al barman. Estos cócteles clásicos son los precursores de las bebidas más novedosas de las que disfrutamos hoy. Las bebidas más populares tienen todo un legado y han estado presentes en momentos clave. Con cada cóctel clásico que servimos, en Absolut hemos recuperado estas historias para darles vida, ya sean verdaderas o solo mitos.

El libro “The Fine Art of Mixing Drinks” de David Embury, publicado en 1948, es uno de los primeros en ver la luz sobre el arte de preparar cócteles. A través de un lenguaje ingenioso y sencillo, agrupa cócteles e ingredientes por categorías. Embury incluye seis cócteles clásicos que aún saboreamos a día de hoy. Empieza a crear tu legado y explora con nosotros algunos de estos clásicos de culto.

Un Daiquiri no suele considerarse un cóctel clásico, pero a nosotros nos encanta su versión helada. La versión clásica es de origen cubano, una bebida elegante que apareció a principios del siglo XX. Con ron añejo cubano, zumo de lima, sirope y una cuña de lima, no es de extrañar que sea una de las bebidas clásicas y sencillas más populares.

El Manhattan es uno de los grandes clásicos con base de whiskey. Se sirve en un vaso de cóctel frío y se compone de una mezcla de bíters, whiskey y vermú dulce rematado con una guinda al marrasquino. Actualmente, también se prepara con un toque de licor de guinda para darle un toque extra de sabor.

El vaso triangular del Martini es casi tan icónico como la propia bebida. Este clásico centenario hace alarde de una deliciosa simplicidad a base de vermú seco y ginebra. Normalmente se adorna con una aceituna, pero hoy encontramos muchas versiones de esta bebida clásica, con distintos sabores y adornos para todos los gustos.

Creado durante los años de la Ley Seca para mejorar el sabor del alcohol de mala calidad, el Old Fashioned se ha convertido en todo un clásico. En sus inicios se preparaba con whiskey americano, sirope y varios toques de Angostura, y se adornaba con una guinda al marrasquino y cáscara de limón.

Los cócteles clásicos son una manera estupenda de dar un toque elegante a cualquier ocasión, incluidas las copas “after-work”. Pide uno de estos en el bar y seguro que te lo preparan a la perfección, después de años de práctica. Estos cócteles clásicos sin duda merecen un brindis.

Comienza tu propio legado con uno de estos cócteles clásicos